Viajar a Menorca en invierno

Está claro que el invierno en una isla como Menorca no se vive igual que en épocas estivales, cuando la temperatura es más agradable y las condiciones meteorológicas más moderadas. Pero hay muchas cosas que se pueden seguir haciendo cuando llega el frío a la isla, y si has decidido hacer turismo en estos meses puede que descubras cosas nuevas o simplemente algunas que es mejor hacerlas cuando hace menos calor y hay menos gente.

La temperatura y el viento
Si tenemos en cuenta que la llaman “la isla del viento” podemos hacernos una idea de lo que sucede cuando se acercan tiempos más fríos. En esta época es cuando más fuerte sopla la tramontana y por esa razón es mejor evitar la zona norte de la isla, sobre todo en los meses de enero y diciembre, por suerte podremos pasear y ver las playas del sur sin que el viento nos estropee el día.

– La temperatura media en invierno es de 12ºC con mínimas de 5ºC, en raras ocasiones baja de 0ºC.
– El agua del mar se mantiene a unos 14ºC.

faro favaritx

Guía para los que quieran visitar Menorca en invierno

El primer punto a favor es que al viajar en esta época vamos a evitar las aglomeraciones, por otra parte los precios del vuelo y el alojamiento también se ven muy reducidos. Es cierto que la temperatura no nos permite disfrutar del agua y de las playas como en los meses de más calor, pero la belleza que ofrecen los paisajes sin la multitud de turistas que los ocupan normalmente, es sobrecogedora y merece la pena.

Las actividades que podemos hacer son muchas, se me ocurre que podríamos pasear por los senderos del interior, descubrir nuevas calas, montar a caballo, hacer cicloturismo, sacar fotografías, observar pájaros , hacer rutas náuticas, disfrutar de la oferta gastronómica, salir a navegar en canoa o kayak, jugar al golf, salir en barco por el puerto de Mahón, etc.

Hacer turismo en sus principales municipios

No podemos perdernos visitar los cascos históricos de Mahón y Ciudadela, nos sorprenderá el ver las calles sin las típicas riadas de gente que las ocupa en verano. Pasear libremente y pararse a tomar fotografías con total tranquilidad, es toda una experiencia, sobretodo si no sale ningún turista en la foto.

Visitar los yacimientos arqueológicos

Es la época ideal para visitar Torre d’en Galmes o la Naveta d’es Tudons, no hay apenas gente y se pueden sacar las mejores fotos. Uno puede pasear y sentirse realmente como si viviera en alguno de estos poblados prehistóricos, el silencio y la tranquilidad que se respira es muy diferente a la de épocas estivales.

El Camí de Cavalls

Dependiendo del día que haga siempre tenemos la posibilidad de escoger entre los tramos que van bordeando la costa o alguno de interior, suele soplar menos viento en la parte sur de la isla.

En general se puede decir que en invierno es una ruta más agradecida, no hace tanto calor y se puede hacer con algo menos de esfuerzo. Pero sin lugar a dudas la recompensa son los distintos paisajes que encontraremos, con playas desiertas, prados más verdes que nunca, el bosque especialmente frondoso y los espectaculares humedales.

Hacer windsurf y surf

El viento de componente norte es ideal para formar grandes olas en lugares como Punta Prima, cuando sopla la Tramontana los surfers saben que es momento de ir para allí a coger unas buenas olas. También podemos encontrar gente haciendo windsurf en Cala Tirant donde se pueden llegar a ver olas de hasta cinco metros, en otras playas se pueden coger olas de hasta tres metros, como en Punta Prima, Santo Tomás, Son Bou o Addaia.
Haciendo surf Menorca invierno

Recoger setas

La temporada empieza a principios de diciembre, aunque en octubre ya empiezan a salir algunos boletus.

Se conocen 150 especies comestibles, una de las más buscadas es el rovellón (esclata-sangs), también se ha de tener en cuenta que hay al menos 60 especies tóxicas y que 8 de ellas son mortales.

Incluso se organizan excursiones para recoger setas y también exposiciones de las diversas especies que encontramos en la isla, organizadas por el Grup Balear d’Ornitologia i Defensa de la Naturalesa y que puede verse en el Centre de la Natura de Menorca.

Opinión y datos

Todo esto no quiere decir que haya dejado de existir la estacionalidad y vayamos a encontrarnos todos los restaurantes y locales de ocio abiertos, pero la realidad es que se puede viajar y disfrutar también en épocas más invernales, podremos seguir haciendo prácticamente las mismas excursiones y actividades que cuando hace más calor e incluso algunas nuevas.

Cada vez más gente está pasado el invierno en Menorca, tanto es así que el 20 de diciembre de 2012 se batió un record con 90.337 personas viviendo en la isla, la cifra más alta desde 2001, en los últimos 10 años el número de personas que pasan los inviernos aquí, ha aumentado en 20.000 según los datos publicados por el Institut Balear d’Estadistica (Ibestat).

Booking.com
Guardado en
Encuentra al autor en Google+

Deja un comentario