Sirve de algo poner una reclamación en un hotel?

Si. Pedir la hoja de reclamaciones ya puede cambiar la actitud de tu interlocutor en ese mismo instante, hay muy malos profesionales por ahí que ya se han acostumbrado a las quejas verbales y pasan de ellas directamente, si quieres hacer algo útil pide una hoja de reclamaciones y expresa en ella todas tus quejas, recordando que deberemos entregar una copia a la oficina del consumidor o administración competente, en caso de no recibir una respuesta que nos satisfaga, en el plazo de 10 días.

Lo que casi todos solemos hacer es quejarnos a nuestros acompañantes, a otros huéspedes, o como mucho se lo comentamos a la señora de la limpieza, al camarero o encargado de sala, pero generalmente esto sirve de muy poco y solo se consigue una solución momentánea. Si no les consta por escrito y las quejas provienen de varios clientes, difícilmente pondrán solución a los problemas, de esto veremos un par de ejemplos.

En primer lugar os hablare de un viaje que hice con mi familia a Menorca, nos alojamos en Confortel Menorca. En el hotel había grandes defectos, pero me centraré en la comida, en general de baja calidad. Uno de los días que bajamos a comer nos sirvieron una ensalada, que nada más ponerla sobre la mesa ya olía a pocha, llamamos al camarero y le dijimos que la retirara porque estaba en mal estado y que nos sirviera otra cosa, a lo que accedió sin poner pegas. Pero a los pocos minutos el mismo camarero se la estaba sirviendo a otros comensales, se les veía remover la lechuga arriba y abajo, la miraban, la olían y… se la comieron, sin rechistar, solo comentaban entre ellos, como con vergüenza.

Si en ese momento hubiésemos llamado a algún responsable para llamarle la atención sobre el mal estado de la comida, estoy seguro de que no la hubiesen vuelto a servir a otras personas como si tal cosa, pero por no complicarnos no lo hicimos.

En el caso más reciente mis padres se alojaron en Playasol SPA Hotel de Roquetas de Mar, Almería. El caso es que un cúmulo de circunstancias desagradables les llevaron a poner una reclamación, al final de su estancia. Cosas como poner barras de pan que los propios clientes tienen que cortar, con la falta de higiene que conlleva, restos de comida pegados en los platos y por la falta de un sitio seguro donde dejar las maletas.

Muy amablemente la cadena le envió una carta en respuesta a sus quejas, pero en ella básicamente la Gerente del hotel escurre el bulto, diciendo que todo está bien, que no tienen constancia de otras quejas y que agradecen los comentarios sobre la amabilidad del personal, ofreciéndole como compensación 50€ para cubrir gastos extras en cualquiera de sus hoteles.

carta playa senator

Ese es el punto primordial; que no tienen constancia de otras quejas, todos solemos quejarnos a otros clientes y criticar si esto o lo otro está mal, pero a la hora de hacer una queja real nadie da el paso y si nos preguntan si todo está bien, preferimos asentir ya que es mucho más sencillo eso que explicar lo que no nos gusta.

No se trata de que pases tu estancia haciendo el trabajo de supervisor, pero si algo está mal, recuerda que no te lo están regalando, vas a pagar por esos servicios, así que ponte en contacto con un responsable y hazle ver lo que está mal, en ese momento. Si a posteriori quieres reflejar tus quejas en una hoja de reclamaciones, hazlo sin dudas, es tu derecho, pero siempre es mejor hablar con el gerente o director del hotel para encontrar una solución y si esto fuese imposible, lo mejor es pedir la hoja de reclamaciones para rellenarla antes de que nuestra estancia termine.

ConsuMadrid, presentar una reclamación.

Booking.com
Guardado en
Encuentra al autor en Google+

Deja un comentario